La Reforma que está pendiente, y seguirá pendiente, por mucho tiempo, y la reforma demandada por la sociedad: “LA REFORMA POLÍTICA”

El hecho de que la sociedad solicita la Reforma Política, viene solicitado entorno a todos los sobrecostes que se le están pasando a la sociedad; vía impuestos, tasas, sobrecargos, … con nombres pintorescos.

 

Sin embargo, la sociedad no ve que los excesos políticos cometidos pasen factura a la clase política; despilfarros económicos cometidos sin sentido, o con poco sentido aparente. Como prueba de ellos son los incesantes casos de corrupción que aparecen en la actualidad con la falta del dinero, y sin distinguir color político.

Por todo ello, la sociedad quiere que se produzcan cambios en el sistema político español:

  1. Reforma del sistema electoral; se buscaría una mayor participación del electorado desencantado, y la posibilidad de otorgar poder de castigo al votante, donde el voto en blanco pueda suponer un asiento libre en donde corresponda (congreso, senado, cc.aa., ayuntamientos, etc)
  2. Reforma del sistema de remuneraciones de cargos electos; se basaría en el establecimiento de una serie de escalas:
      • En función de la categoría del cargo: estatal, autonómico, provincial, municipal, etc.
      • En función de la población y la extensión: para situar los máximos.
      • En función de la Tasa de Paro-Actividad: se establece una “tasa Standard”, y aquellos que la superen tendrán un complemento negativo proporcional, y viceversa.
      • En función del déficit que tenga cada administración: lo lógico sería que este sólo contase de forma negativa, para reducirlo.
      • Habrías otros métodos secundarios, que serían menos representativos.
  3. Reforma de los pensiones vitalicias de ex-cargos públicos; es un lastre para la economía que personas que han ocupado un cargo político durante varias legislaturas, ahora tienen una o varias  pensión vitalicias, y además, cobran otro sueldo valiendose de su pasado en grandes empresas nacionales, o bien mediante conferencias; es necesaria una Ley de Incompatibilidades  para este tipo de casos.
  4. Reforma de la distribución municipal; con el objetivo de reducir la atomización municipal, cuyos servicios son menos representativos, en relación costes – prestación de servicios, es decir, la mayor parte de los costes son funcionales.
  5. Reforma de la Transparencia de las Administraciones Públicas; es decir, cada uno de los hechos, e importes adjudicados y gastados deben ser totalmente públicos y publicitados, hasta la partida más insignificante.

Con estas reformas, simplemente iniciales, se iniciaría una reducción de costes de una clase política, demasiado grande, e insostenible en la actual situación económica de España.

Los ciudadanos de a pié no pueden soportar los costes de una clase política, poco productiva en cuanto a sus logros, dado que manejan grandes presupuestos, de los que no dan justificación, y la que dan, no es  suficientemente clara y concisa.

Esta sería una Reforma necesaria, pero … creo que nunca llegará.

Anuncios