Allá por el año 2007, todo era del color de rosas, con un paro de 8,50 %, el más bajo de la historia de España, con un crecimiento del PIB del 3,6 % (siendo el último de años de gran crecimiento), superávit de las cuentas del estado.

Pero en esta situación ya se intuia problemas; con un crecimiento medio del 3 % desde el año 1994, y el PIB se duplicó en el periodo 1997-2007. Pero lo importante, es ver como ha sido este modelo de crecimiento, basado en la construcción.

El sector de la construcción en España representaba el 12,4 %, rozando sus máximos, pero hay estimaciones que vienen a decir que, de forma indirecta, casi el 50 % del PIB guardaba una estrecha relación con la construcción. Alcanzando la tasa de ocupación, en el sector de la construcción más alta de la historia, y que era más del doble de la de 1997. Motivos más que suficientes para pensar que hay una burbuja inmobiliaria, y que hay que tomar medidas.

En el año 2008 es el comienzo de la actual crisis económica;

La crisis financiera ya se ha iniciado fuera de las fronteras de España, donde destaca el caso de los EE.UU. con el mayor de los ejemplos; Lehman Brothers que se vió afectado por la “crisis de las subprime“, teniendo que vender la mayor parte de sus activos para compensar las pérdidas y que a finales de 2008, en septiembre, se declarará  en quiebra.

Mientras tanto, en España, nos sentimos ajenos a la crisis, y creemos que no va con nosotros, pero la realidad es bien distinta. Las empresas de construcción ya comenzaron a hacer recortes de personal. Con el sector de la construcción a la cabeza, siendo el sector que más empleo recorta. El PIB registra un incremento de 0,9 %, ya una cifra alejada de la media del 3 % de crecimientos de los últimos 15 años.

En el 2009, es el año del Plan E, el año del despilfarro de dinero público, como solución para NO atajar el problema de la construcción y de la crisis inmobiliaria de España, que fue comida enteramente por una crisis financiera internacional.

El Plan E (Plan Español para el Estimulo de la Economia y el Empleo), en donde el gobierno inyectará más de 50.000 millones de €, a través de ayuntamientos y comunidades autónomas, con la realización de obras menores que no ayudaron a mantener el empleo en la construcción, debido en parte a la propia estructura del plan que no tenía exigencias en cuanto a los modelos de contratación del personal a realizar las obras en cuestión.

Asi, tenemos que la tasa de paro casi se ha duplicado en España, y el algunas provincias empiezan a alcanzar cifras preocupantes. Casi la mitad del paro creado proviene del sector de la construcción, y secundado por la industria, que ya nota el efecto arrastre que tiene la construcción en la economía española. El PIB español cae un 3,7 %, la mayor caída en las últimas décadas.

En el año 2010, comienza a endurecerse la crisis; el paro continua su escalada, y las provincias con mayor influencia del sector inmobiliario alcanzan cifras de paro muy elevadas. El PIB de España aminora su caída con un 0,1%.

Con unas tasas de paro elevadas, y con un aumento constante de las mismas, el gobierno se decide por hacer una reforma laboral para crear empleo, pero la realidad de dicha reforma es contrapuesta, lo que hace es ayudar a despedir más trabajadores a menor coste; y éste es un hecho que hace demostrar donde está el problema de la economía española (problema no resuelto dos reformas laborales después); el sistema de toma de deciones por parte de la clase empresarial española.

Los empresarios en España,  sobre todo de las medianas y pequeñas empresas, que suelen ser empresarios que se guían por unas frases: “hechos a sí mismos” y “por la universidad de la vida“. Tomán sus decisiones económicas siempre por la vía más rápida hacia el objetivo (reducción de los costes = despido de personal; mejora de la productividad = 5 personas haciendo el trabajo de 10), pero no analizan cuales son los problemas de sus empresas. Además, estaban acostumbrados a un nivel de vida, otorgado y a costa de su empresa, y al que en muchos casos no están dispuestos a renunciar, por lo tanto, sea cual sea la normativa laboral, se va a traducir en despidos.

En el año 2011, comienzan las reformas bajo el dictado de la Unión Europea. Durante el año 2011, se modifica o se contrareforma la Reforma Laboral del año anterior. Las tasas de paro continuan en aumento y cada vez son más las provincias españolas que tienen cifras realmente escalofriantes, y que son muy dificiles de sostener, desde el punto de vista económico.

En estos momentos, España para comenzar un ligera recuperación, tal y como esperaba el Gobierno, pero nos encontramos en un año pre-electoral, que al final sería electoral, con las elecciones al gobierno el 20 de Noviembre, fecha muy bien escogida para el cambio de gobierno.

Los gobiernos populares de las Comunidades Autónomas donde gobiernan, que son la mayoría de ellas. En lo que se refiere al paro, comienzan las no renovaciones de interinos en sanidad y educación, con ello se consigue el mantenimiento del crecimiento de la tasa de paro. Sin embargo, lo que parece que era una medida de control de gasto, no lo es, ya que las CC.AA. continuan si controlar en que realizan sus gastos y si estos son eficientes, además de no tener interés en cumplir dado que no gobiernan es España.

Prueba de ello, es el aumento del paro en los primeros meses, y cuando comenzaba a bajar el periodo habitual de creación de empleo (de Semana Santa al Verano), pero con las elecciónes a la vista, todo se detuvo. El paro comenzó a aumentar en mayor medida de lo esperado, y en apenas cuatro meses había casi 350.000 desempleados nuevos.

En este 2012, Nuevo gobierno y las previsiones no son buenas, ya que la Nueva Reforma Laboral no va por el buen camino, favorece los despidos, y supuestamente, y en un futuro muy muy lejano, mejorar la contratación precaria, si todavía puede serlo más. El gobierno toma el mando en las navidades de 2011, e inicia una huída hacia adelante de reformas y austeridad, el recorte de casi todos los gastos en las grandes partidas (Sanidad, Educación, Administraciones Públicas, CC.AA., Corporaciones Locales; …), mermando todavía más los recursos en circulación en la economía española, y por ende, aumentando las cifras de paro, en estos inicios del año 2012.

Pero no todas la reformas van por el camino adecuado, ya que no parece que el gobierno pretenda Reformar el Sistema Político (inicialmente, ni con reformas de calado).

Por donde pasa el futuro, el gobierno debe incentivar de verdad, la contratación laboral, con ayudas reales, para que se logre crear empleo neto, desde ahora, el 2012, hasta finales del 2013, la creación debería rondar el millón de empleos, lo cual produciría una mejora de la situación social, y de ayuda al cumplimiento del déficit.

Anuncios