Los últimos datos publicados sobre economia sumergida en la Unión Europea, arrojan que España tiene 19,2 % (según el informe de Economia sumergida UE.), porcentaje que es exactamente la media de la UE-27, pero que si lo tenemos en cuenta con la Europa del Euro, es de 15,1 %, nos situamos cuatro puntos porcentuales por encima de la media. Hablamos de cifras estimadas desde la Unión Europea, por que organismos españoles la cifran en un arco de 23 % a 25 %, lo cual demuestra que hay motivos para ACTUAR. Como se puede comprobar, la estimación de la economía sumergida de España es más grande que el PIB de Portugal o Finlandia, por un pais como referencia. Pero llamativo, es que la estimación de la economía sumergida española, en millones de euros, es similar a la de Francia, cuyo PIB es casi el doble que el de España.

El gobierno español, con una inversión relativamente baja, podría intentar recuperar ese diferencial de economía sumergida con media de la Europa del Euro. La valoración de ese 4 % es de más de 43.000 millones de euros, por lo que cada punto porcentual, son más de 10.000 millones de euros. Por lo tanto, la lucha contra la economía sumergida, sobre todo, contra los grandes defraudadores, cuyo 70 % proviene de grandes empresas que suelen tener filiales en paraisos fiscales de ultramar, debería ser el leitmotiv del Ministerio de Hacienda y de la Agencia Tributaria, en un planing de acciones a 4 o 5 años.

Por ello, el principio es el del número de empleados de la Agencia Tributaria por ciudadano es de casi 2000, mientras que los paises de nuestro entorno europeo o la media de la OCDE, es un empleado por cada 800 aproximadamente. Por lo tanto, ahi se explica el diferencial de economía sumergida, y por ende, tenemos una menor recaudación via impuestos.

Obviamente, no es fácil reducir la economía sumergida, de hecho es complicado, y sobre todo en momento de crisis económica, pero lo que se hecha en falta, es la falta de voluntad y medios por parte de los distintos gobiernos de España.

Anuncios