En la sociedad española existe una mentalidad empresarial “vieja”, donde los jefe-dueños de las empresas cuyo comportamiento deja mucho que desar, tanto en lo personal como en lo económico.

Arturo Fernandez, vicepresidente de la CEOE, es condenado por modificar las condiciones de sus trabajadores de forma injustificada.

Es lógico que un empresario quiera lo mejor para su empresa, que obtenga el máximo de sus beneficios posibles, que se reduzcan los costes todo lo que se puedan, es lógico.

Ahora bien, lo que no se debe hacer es MENTIR, para poder aprovecharse de los recursos legales que se ponen a disposición de las empresas, con las nuevas reformas económicas que se están emprendiendo en ésta época de crisis.

Este caso de la cabecera, es un hecho que sucede de forma más habitual de lo que pensamos, y es un problema grave en la economía española, ya que mientras en otros paises tratas de mejorar la productividad (via I+D+i, via incentivos, via mejoras, …) mientras en España, la mejora de la productividad sólo se entiende vía despidos.

Esto parece otro de mis ataques a los empresarios, pero la realidad es que se trata de hacer ver que existen otras formas, que a medio y largo plazo, son más efectivas y mejores para la economía de una empresa, que las medidas cortoplacistas del despido.

Otro hecho que ha sucedido en muchas empresas, es el criterio del despido, se despiden por  el siguiente orden: los más baratos, los de más edad en la empresa (con mucha experiencia), … y sucesivamente hasta de dejar a los “amigos y familiares”, y los imprescindibles.

Con todo ello, lo que quiero destacar es que no se tienen en cuenta los criterios puramente económicos en el mundo empresarial, siempre hay otros condicionantes que poderan más.

Mejorar la mentalidad empresarial, para mejorar la economía española.

Anuncios