Ante las próximas elecciones, el Gobierno del Partido Polupar de la Xunta de Galicia, a introducido un método legal, y que tenga el mismo valor que el de un Juez, para solucionar la “estafa” de las Participaciones Preferentes.

Se estima que la NovaGalicia Banco (NGB) tiene “atrapadas” en éste producto, a 43.000 “clientes”, sólo en la Comunidad Autónoma de Galicia, que se estima por un valor de 900 millones de euros.

La Xunta de Galicia, ha establecido el “Arbitraje”, mediante la “Oficina de Consumo de Galicia”, que será la que establezca a los “Mediadores” entre los “clientes” afectados y la entidad bancaria.

¿Que es el Arbitraje? es un procedimiento que sirve para resolver un conflicto entre dos partes. No es judicial, aunque el laudo arbitral emitido por el árbitro sí equivale a una sentencia, este laudo no admite recurso alguno. Si un afectado por preferentes gana la mediación frente a Novagalicia Banco puede recuperar todo el dinero. Pero, ¿qué ocurre si el perjudicado por preferentes pierde? En el arbitraje no es posible acudir a otra instancia ya que el laudo no admite recurso. Esto último no ocurre si el perjudicado en lugar de recurrir al arbitraje recurre a la vía judicial, ya que si pierde todavía tiene opción a una segunda instancia.

En la actualidad se están dictando sentencias de los laudos, y la mayoría están resultado favorables a los clientes en los que recuperarán la mayor parte del dinero invertido.

Pero vemos que suelen alegar los “clientes” que se siente engañados por la entidad:

  • “Vicio del consentimiento”: que se traduce en la excesiva confianza en los empleados “bancarios”, conocidos de toda la vida, que le aseguran que se trata de un producto muy bueno, ensalzando las bondades del producto, su alto tipo de interés, … sin embargo, no se menciona los aspectos negativos del producto.

Pero la realidad, es que se ha producido un defecto de forma en la venta de este producto (pero también de muchos otros), en los que el empleado bancario, “engaña” diciendo sólo las bondades del producto que les interesa vender, ocultando los riesgos que tienen dichos productos.

He tenido la oportunidad de ver la sentencia de un laudo de arbitraje sobre las Participaciones Preferentes, y en el que se deja absolutamente claro la cantidad del leyes, tanto europeas, españolas como gallegas, que se incumplieron en la comercialización del producto.

Se escudan, en sus argumentaciones en que los papeles están firmados por los “clientes”, incluso, en alguno de los test de ideoneidad (que vienen rellenados a ordenador, y marcados con una “X”, donde tiene que firmar el cliente).

Además, también argumentan en sus alegaciones, que no hay ninguna sentencia en contra de ellos, cuando en realidad si tienen una en el Tribunal de Cangas del 12/07/2012 (en la actualidad ya hay alguna más).

La situación actual:

La realidad, es que no hay muchas más demandas contra las entidades financieras, y sobre todo, contra los empleados bancarios, debido a los costes judiciales que hacen muchas personas se decanten por el Arbitraje, con pérdidas mínimas sobre el capital invertido.

Sin embargo, para aquellos que tendán una buena cantidad de dinero atrapado en este producto financiero, es importante que recojan toda la información que puedan sobre su inversión (será complicado), y busquen asesoramiento jurídico, dado que el Estado pretende atrapar ese dinero dentro de las entidades financieras por mucho tiempo (de 5 a 8 años), o bien que se asuman pérdidas no inferiores al 70 %.

Lo importante ahora, es que antes de tomar cualquier medida, esta vez, estén bien asesorados.

Anuncios