Finalizado el proceso electoral en Estados Unidos, tenemos ganador: Barack Obama.

Finalmente, Barack Obama ganó en la mayoría de los Estados decisivos, pendientes de los que suceda en Florida, donde mantiene una pequeña ventaja, no suficiente para entender concedido todos los electores de dicho estado.

Los democratas se llevaron la mayoría de los estados bisagra (swing states), entre los que destacan (Ohio, Virginia, Nevada, Colorado, New Hampshire, Wisconsin y Iowa), mientras que los republicanos sólo consiguieron North Carolina.

Analizando de forma más pormenorizada, se puede decir que la victoria de Obama ha sido bastante más clara de los esperada, aunque el margen de votos ha sido más apretado. Es decir, Obama, con los estados claramente demócratas, tenía unos 237 electores.

Estados habitualmente demócratas:

  • New Hampshire: Demócrata (4 electores – suma 241)
  • Wisconsin: Demócrata (10 electores – 251)
  • Iowa: demócrata (6 electores – 257)

Estados indecisos:

  • Colorado: Demócrata ( 9 electores – 266)
  • Nevada: Demócrata (6 electores – 272)

Sin los estados habitualmente decisivos, Obama, ya tiene garantizada la re-elección como Presidente de los Estados Unidos.

Estados habitualmente decisivos:

  • Virginia: Demócrata (13 electores – 285)
  • Ohio: Demócrata (18 electores – 303) (en las últimas ocasiones siempre ha votado al que resulta elegido Presidente de los Estados Unidos)

Por otra parte, los Republicanos, con su estados habitualmente de voto republicano, Mitt Romney, partía con sólo 191 electores, y a 79 electores del objetivo, mientras que Obama partía con 237 electores y sólo 33 del objetivo.

Estados habitualmente republicano:

  • North Carolina: Republicano (15 electores – 206)

Finalmente, queda pendiente de decidirse el estado de Florida, cuyo recuento no ha finalizado, y están pendientes de asignar 29 votos electorales.

Anuncios