Tras las elecciones de Octubre y Noviembre, parece que se jugado algo más que los gobiernos de estas comunidades autónomas, parece que los resultados se pueden analizar gran parte en clave nacional, amén del significado propio de cada una de sus perspectivas identidades propias. 

 Sin embargo, es muy dificil analizar los resultados que se obtengan en clave nacional, sobre todo los vascos, ya que hay otras motivaciones que influyen mucho más en el voto, como son las realidades socio-políticas. En lo que se refiere a Galicia, tiene, en la actualidad unas condiciones políticas propias muy distintas de las elecciones de hace 4 años, con una izquierda muy dividida y poca confianza en la derecha. En Cataluña, se trata de un plebiscito personal de Artur Más, cuyo resultado puede marcar su carrera política.

Euskadi – Pais Vasco:

En el Pais Vasco, parece una campaña electoral descafeinada, sabiendo casi el resultado final, con victorias del PNV y de Bildu, consolidando una mayoría nacionalista, desde la derecha a la izquierda.

La única novedad es que se haya colado el independentismo catalán, pero que no es el mismo independentismo que defienden los vascos.

Galicia:

Las elecciones en Galicia, continuan por la misma senda siendo un feudo de votos populares, aunque la crisis ha pasado factura; al PP, y al resto de partidos habituales (PSdeG y BNG), con grandes pérdidas de votos.

La novedad es la entrada en el Parlamento de AGE, con Xose Manuel Beiras, recogiendo parte de aquellos votos de gente que está disconforme con el resto de partidos políticos y sus labores de representación.

Pero el gran ganador de estas elecciones fue: la ABSTENCIÓN.

Por ello, cabe empezar a reformar ligeramente el sistema electoral, o bien, formas de concienciar a las personas a participar en política.

Cataluña:

Y finalmente, la sorpresa del adelanto electoral en Cataluña, con unas participaciones récord, y con un resultado inequívoco, entorno a quitarle la razón al Sr. Artur Más, como adalid de la independencia de Cataluña. Situación que le deja en una tremenda debilidad, y cabe esperar, que las elecciones en Cataluña, serán mas bien, pronto que tarde.

El PSC, pierde votos, pero parece que para la fuerte caída, y se mantiene dentro de las expectativas, y con la intención de recuperarse a costa de la debilidad de CiU. El PP, se fortalece dentro Cataluña, conguiendo mantenerse en su status de parlamentarios.

El ERC se convierte en el auténtico partido por la independencia, y además el resto de partidos se consolidan dentro del arco parlamentario, recogiendo unas ideas políticas que no representan los grandes partidos, más institucionalizados.

—–0—–

Lo que resulta significativo, es que los dos grandes políticos están perdiendo votos, que van a parar a pequeños partidos poco representativos (dentro del arco parlamentario, en cuanto a número), o bien, dejan de acudir a votar en los procesos electorales.

Sin embargo, aun tienen un alo de esperanza, ya que no hay previsto ningún proceso de elecciones hasta mediados de 2014, con lo resta un año y medio para tratar de recuperar a su propio electorado.

Anuncios