Es el momento de hacer las definiciones legales y formales de “Presión Fiscal” y “Esfuerzo Fiscal”, que nuestros políticos utilizan sus datos según les conviene y a su antojo.

Por un lado, tenemos la definición de Presión Fiscal:

Presión Fiscal: Relación entre los ingresos tributarios totales de un país, incluidas las cotizaciones a la seguridad social, y la renta nacional del mismo. Las últimas teorías y la experiencia reciente indican que una elevada presión fiscal es nociva para el crecimiento económico de un país.

Al otro lado, la definición de Esfuerzo Fiscal:

Esfuerzo Fiscal: Se mide de forma porcentual y determina el porcentaje de lo que ganamos que se destina al pago de tributos. Estos incluyen todo tipo de impuestos, desde el IVA hasta el IRPF y el resto de impuestos directos, pasando por las cotizaciones a la Seguridad Social.

El hecho de exponer estas dos definiciones es para evitar, los comentarios absurdos que suelen hacer los políticos, cuando las estadísticas dan un presión fiscal en España están por debajo del 40%, alejandose de las estadísticas de la Unión Europea.

Pero la realidad, es la de ver el ESFUERZO FISCAL, es una medida mucho más efectiva para ver como los diferentes impuestos afectan a las personas, en relación a la media. Ya que el otro caso, la PRESIÓN FISCAL, puede ser baja en relación a otras capacidades no facilmente cuantificables, como puede ser la EVASIÓN FISCAL, y sobre todo la ELUSIÓN FISCAL (donde se evita el pago de impuestos de forma, aparentemente, “legal”, y que se suele dar por las grandes fortunas).

En la actualidad, el Esfuerzo Fiscal de los españoles se está poniendo por las nubes, y sin embargo, la Presión Fiscal baja y baja, y los políticos tienden a decir tonterias, dado que una gran mayoría de personas se están quedando sin ingresos y esto redunda en la recaudación general del Estado. Pero el Esfuerzo Fiscal aumenta, por que impuestos indirectos y tasas, se pagan independientemente de que tengas ingresos.

Anuncios