En estos últimos días, la agitación social recorre toda España, por el combate que está a suceder entre dos periódicos de tirada nacional (El Mundo y El País), por descubrir los trapos sucios del Partido Popular (PP), y sobre todo, cuando publican alguna información, de estes calibres, suele estar verificada, y con aprobación de los bufetes de avogados de cada periódico.

Corrupción PPTodas las informaciones que están saliendo a causa del enjuiciamiento de Bárcenas, sobre las prácticas financieras presuntamente ilegales que han ocurrido en el PP, están a producir un deterioro de la imagen del Partido, pero ahonda más en la imagen de los políticos a nivel nacional.

Se asocia directamente:  Político = Corrupción

Es hora realizar un cambio drástico en la forma de eliminar las dudas sobre los políticos. Por ello, la futura ley de transparecia no debería ser creada en base a las necesidades que tienen los políticos de presentar su idea de “transparencia”, sino lo que la sociedad, el pueblo y su idea de “transparencia”.

Por ello, los políticos siempre ponen de imagen sus declaraciones de renta y patrimonio, y hasta cualquier tonto sabe, que si vas a hacer algo ilegal, no lo harías a tu nombre, y siempre te puedes encontrar con hijos de menos de 10 años, que poseen coches y viviendas de lujo, que han ganado con el esfuerzo de su trabajo. Por ello, en la Ley de transparencia, los políticos debería de presentar declariones de renta y patrimonio, de ellos y de todos sus familiares hasta el tercer grado, mejorando la imagen de ellos.

El tema de las donaciones a partidos, debe cambiar, de forma radical, ya que si bien hay empresas que no pueden hacerlas, sus dueños o principales accionistas si pueden hacerlo, lo cual no es lógico.

Además, las cuentas de los partidos no son auditadas a tiempo, es decir, si un partido comete algún delito fiscal, cuando la auditoría lo descubra, ya habrá prescrito, por ello, es necesario cambiar las prescripciones por delito fiscal (de 5 a 15 años, mínimo), y los poderes que tienen la agencia tributaria para investigar delitos fiscales en curso (no más de un año).

Por otra parte, por que ante la duda sobre un partido, debería de permitir que la agencia tributaria entrase en sus oficinas para hacer ellos una inspección sobre todos sus datos fiscales.

Por último, en estos momentos de recortes y amnistias fiscales (o como se quieran llamar), es el momento de realizar una contratación de inspectores de hacienda, para ver en la dirección adecuada, en aquellos que se produce más fraude, (empresas y grandes empresas).

Anuncios