Como continuación para seguir reformando la realidad económica de España, es el momento de hablar del Mercado Laboral, tantas veces reformado, y con la única solución de despedir a más gente de forma más fácil, más barata, … y convirtiendo a algunos trabajadores en “pseudo-esclavos”.

trust

La realidad es que no hacen falta reducir los tipos de contratos, sino la creación de un tipo de contrato único, que admita distintas variables. Para ello, empezaríamos por fijar un contrato basado en las horas reales de trabajo, y sería por las que cobra el trabajador, donde se fijaría un sueldo/hora, estableciendo un mínimo común para todas las personas, y que podría ser inferior, si se tratase de formación o prácticas, siempre y cuando se limitase a una cierta edad mínima.

Por otra parte, y para evitar la picaresca empresarial española, las sanciones ante el fraude laboral no sólo deberían de ir contra la empresa, sino contra el empresario en cuestión, ya que se cometen ilegalidades sancionables penalmente, bajo el paraguas de la empresa, que no puede ser sancionable penalmente.

Con este tipo de contrato, se busca un verdadero aumento de la productividad por parte del trabajador, pero también por parte del empresario, ya que si tiene trabajadores holgazanes o poco activos, tratará de cambiarlos, y si sus maquinarias no son productivas y necesitan de más tiempo de horas de trabajo, buscará otras más rápidas y efectivas.

 

Anuncios